La tampografía, el sistema de impresión más versátil

0
808
Tampografía, impresión versátil

La tampografía, impresión versátil, es un método de impresión ampliamente utilizado en diversas industrias, comparte similitudes con la serigrafía en cuanto a la calidad de impresión y la capacidad para imprimir en superficies irregulares y curvas. Esta técnica se ha convertido en una opción popular en la industria de la impresión debido a su flexibilidad y adaptabilidad a una amplia gama de materiales, incluyendo plástico, metal, vidrio y cerámica.

Una de las ventajas de la tampografía es su capacidad para imprimir en áreas pequeñas y angostas que son difíciles de alcanzar con otros métodos de impresión. Esto la convierte en una elección ideal para imprimir en objetos tridimensionales, como juguetes, artículos promocionales y componentes electrónicos. Además, la tampografía ofrece una alta precisión en la reproducción de detalles finos, lo que la hace adecuada para diseños complejos y sofisticados.

La tampografía impresión versátil

La tampografía es la técnica más ampliamente utilizada para imprimir objetos con forma.

Si consideramos el tiempo transcurrido desde finales de la década de 1980 hasta hoy, es fácil percibir cómo ha evolucionado la industria, especialmente la relacionada con la impresión de objetos tridimensionales. En aquel entonces, la tampografía competía con tecnologías como la estampación en caliente y la serigrafía, y todos sabemos cómo ha evolucionado hasta el día de hoy.

La tampografía es un proceso de impresión indirecta, donde una almohadilla de silicona recoge y deposita los gráficos a imprimir desde un cliché placa grabada; esto implica una fase preparatoria, que va desde la realización gráfica hasta el desarrollo del cliché. Se utilizan tintas a base de disolventes, específicamente diseñadas para satisfacer todos los materiales del mercado. También se llegan utilizan tintas UV, dependiendo el tipo de aplicaciones que se requieran, como el tipo de cobertura que tendrá y, especialmente, la resistencia reducida a las pruebas en diferentes tipos de materiales, la escala de colores es limitada.

La introducción de sistemas herméticos, que reemplazan las bandejas abiertas, como contenedores de tinta, ha llevado a una considerable simplificación del proceso de impresión, que, combinado con sus posibilidades de aplicación, ha convertido a la tampografía en la técnica más utilizada en los principales sectores de la industria.

Es adecuada para imprimir desde uno hasta varios colores sólidos, medios tonos o colores en proceso con una definición de impresión óptima de líneas delgadas en objetos con forma. Durante varias décadas se ha consolidado en el sector industrial y se ha adaptado a lo largo del tiempo a los cambios en el mercado. Originalmente creada para la impresión de un solo color, pronto quedó claro que se podía imprimir un segundo color húmedo sobre humedo, hasta la impresión en colores de proceso o múltiples colores. Esto ha hecho que la tampografía sea atractiva para muchos campos de aplicación donde un objeto requiere personalización. Se ha pasado del uso de máquinas simples de uno o dos colores a máquinas multicolores más completas, operadas por un operador.

Hoy en día, las empresas utilizan máquinas extremadamente flexibles, y han orientado sus elecciones hacia equipos modernos totalmente eléctricos, donde todos los movimientos son controlados numéricamente. Esta elección no solo se debe a una mayor eficiencia energética, sino también a un mayor rendimiento y una mayor flexibilidad de aplicación en comparación con las máquinas de accionamiento neumático.

La automatización ha sustituido a la mano de obra en los países industrializados dónde esta significa una elevación de costos para las empresas, por lo que es esencial pensar constantemente en la innovación y en cómo agregar valor a los clientes para mantener una ventaja competitiva sobre los competidores. La tecnología ha permitido que la tampografía se abra un espacio cada vez mayor en los contextos de producción donde se requiere una fuerte automatización.

Ofrecer al cliente máquinas automáticas que procesen las piezas desde la carga hasta la descarga, con sistemas de control de calidad y procesos digitales, permite maximizar el rendimiento, reduciendo los desperdicios a cero.

Estas máquinas pueden aprovechar mejor la tecnología robótica. El uso de este tipo de automatización es y será cada vez más la tendencia en innovación para la tampografía, para mantenerse sólida y competitiva en un mercado donde el objetivo será servir mejor a sus clientes al menor costo.

Pero la tecnología avanza y las técnicas evolucionan: en los últimos años, se ha impuesto la impresión por inyección de tinta, sin embargo, también existen algunas desventajas asociadas con la tampografía. Por ejemplo, la calidad de impresión puede verse afectada en superficies rugosas o con texturas pronunciadas. Además, el proceso de preparación para la impresión puede requerir más tiempo y esfuerzo en comparación con otros métodos de impresión, lo que puede influir en los costos y los tiempos de producción.

En cuanto a las tintas y solventes utilizados en la tampografía, existen diversas opciones disponibles en el mercado. Las tintas utilizadas en este proceso deben ser altamente viscosas para asegurar una transferencia adecuada desde la plancha de impresión al objeto. Además, estas tintas deben ser capaces de adherirse a una variedad de materiales y secarse rápidamente para evitar borrones o manchas. Las tintas solventes, suelen utilizarse para aquellos objetos que son compatibles y permiten una limpieza efectiva de los equipos y planchas de impresión.

Al elegir el equipo de tampografía adecuado, es fundamental considerar aspectos como el tamaño y la forma de los objetos a imprimir, la cantidad de producción requerida y la calidad deseada. Existen diferentes tipos de máquinas de tampografía, desde equipos manuales hasta sistemas automáticos de alta velocidad, cada uno con sus propias características y capacidades. Es importante evaluar cuidadosamente las necesidades específicas antes de tomar una decisión de compra.

El mantenimiento y cuidado del equipo de tampografía juegan un papel crucial en la calidad de impresión y la vida útil de los equipos. Se recomienda realizar limpiezas regulares, tanto de las planchas de impresión como de los tampones de silicona utilizados en el proceso. Además, es importante tener un programa de mantenimiento preventivo que incluya la lubricación adecuada de los componentes móviles y la inspección regular de los sistemas de alimentación de tinta y aire. Además, se deben seguir las recomendaciones del fabricante en cuanto al almacenamiento y manipulación de las tintas y solventes.

En la industria de juguetes, por ejemplo, se utiliza para imprimir logotipos, diseños y detalles en figuras de acción, pelotas y juegos de mesa. En el campo de los artículos promocionales, la tampografía se emplea para personalizar bolígrafos, llaveros, encendedores y otros productos de merchandising. En la electrónica, se utiliza para imprimir paneles de control, teclados y carcasas de dispositivos. También se encuentra en la industria automotriz para marcar piezas y componentes.

En cuanto a las tendencias actuales y futuras de la tampografía en la industria de la impresión, se observa un enfoque cada vez mayor en la sostenibilidad y la reducción de impacto ambiental. Existe una creciente demanda de tintas y solventes más ecológicos, que sean menos tóxicos y generen menos residuos. Además, se están desarrollando nuevos materiales y recubrimientos que mejoren la adhesión de las tintas a superficies difíciles, ampliando aún más las posibilidades de aplicación de la tampografía.

Otra tendencia importante es la integración de la tampografía con tecnologías digitales. La combinación de la tampografía con impresión digital permite una mayor personalización y la impresión de datos variables, lo que resulta especialmente útil en la producción de artículos promocionales y productos personalizados.

La tampografía es apreciada en el sector automotriz por su sencillez, fácil implementación y excelente eficiencia. Sin embargo, su precisión también ha sido reconocida en otros sectores del mercado. Entre otras cosas, podemos encontrar marcas en productos médicos que son el resultado de la tampografía. Esta técnica está siendo cada vez más utilizada en el sector médico y por las empresas productoras de alimentos. Permite la transferencia no solo de pintura, sino también de varias otras sustancias, por ejemplo, pegamento o colorante alimentario.

El futuro de la tampografía

La industria busca constantemente innovaciones cada vez más nuevas, pero no siempre es necesario encontrar nuevas soluciones para reemplazar las antiguas. Es poco probable que la tampografía pierda su popularidad como forma de decorar una superficie. Esto se debe a su flexibilidad sin precedentes: la capacidad de decorar cualquier superficie de cualquier manera, a un costo óptimo, extremadamente rápido y con alta precisión. En la práctica, esto es todo lo que los fabricantes esperan de las soluciones en varios sectores, incluida la industria automotriz.

Según los sistemas de funcionamiento, existen dos tipos de máquinas de tampografía. Los dos principios de trabajo utilizados en estas máquinas son:

Sistema abierto: En el sistema abierto, la copa de tinta no está sellada y la mayoría de la capa externa de la placa de impresión se utiliza. La fuente de tinta abierta lleva a la imagen en la placa y el exceso de tinta se elimina con una cuchilla. Los disolventes de la tinta se evaporan y la tinta se seca al aire. Las modificaciones de color en el sistema abierto son mucho más fáciles que en un sistema cerrado.

Sistema cerrado: En este sistema, el tintero está cerrado y tiene un borde afilado que se usa para limpiar el exceso de tinta de la imagen. Hay una exposición limitada de la tinta al aire que cambia su espesor. Esto ayuda a los operadores a gestionar el proceso de impresión más fácilmente que un sistema cerrado.

Algunas de las principales aplicaciones de la tampografía incluyen:

  • Electrodomésticos- TV, Sandwichera, tostadora, VCR, plancha, monitores de computadora, etc.
  • Dispositivos electrónicos como cables, relés, conectores, etc.
  • Dispositivos médicos como instrumentos quirúrgicos, catéteres, lentes de contacto, implantes, etc.
  • Artículos deportivos como raquetas de tenis, pelotas de golf, balones de fútbol, discos de hockey, pelotas antiestrés, etc.
  • Juguetes como Hot wheels, legos, muñecos, carros, sonajeros, chupetes, biberones, etc.
  • Rotulación de identificación como teclados, calculadoras, teléfono, etc.
  • Grandes electrodomésticos como lavavajillas, lavadoras, microondas, secadoras, etc.
  • Accesorios como bolígrafos, cadenas, llaveros, gafas, relojes, tazas de viaje, etc.
  • Piezas de automóviles
  • prendas de vestir

A menudo se requieren técnicas de pretratamiento para ciertos sustratos. Por ejemplo, las resinas plásticas como la poliolefina (LDPE, HDPE, polipropileno) requieren un tratamiento previo con descarga de llama o corona para lograr los valores de tensión superficial deseados para una adhesión adecuada de la tinta. (Los probadores de tinta se utilizan para comprobar la tensión superficial)

Además, ciertos sustratos como el poliacetal requieren técnicas de postratamiento. Una vez realizada la impresión, se requiere un secado con aire caliente durante unos segundos para que la tinta se adhiera a la superficie del sustrato.

También te recomendamos el artículo: La tampografía, evoluciona: una alternativa verde

Previous articleSustentabilidad en la producción de material POP y empaques: Avances y beneficios para el medio ambiente y las empresas
Next articleMetacrilato, la alternativa al vidrio sobre la que imprimir