Hablamos sobre impresión en metal y offset seco

408


Las marcas a pesar de las crisis, las pandemias o los encierros, tienen que seguir vendiendo y eso implica hacer lucir sus productos y nada funciona mejor para esto que su empaque, el empaque es la cara de cualquier producto, y hay en este apartado sobresalen los empaques hechos de metal.

Un empaque metalizado distingue a un producto. La impresión digital es una buena herramienta para elaborar latas y cajas, entre otros objetos promocionales metálicos con identidad corporativa.  

Vinos, chocolates, café, galletas y perfumes son sólo algunos de los artículos que popularmente se empacan en una distintiva envoltura de metal, y que hoy en día se pueden imprimir con tecnología digital, a diferencia de la impresión litrográfica, que continúa utilizándose en el mercado, la impresión digital permite hacer tirajes mucho menores (a partir de 50 o 100 piezas), cuando tradicionalmente en litografía no pueden producirse menos de 3 mil piezas. 

El espectro de posibilidades va más allá de las atractivas cajas de chocolates o las exquisitas latas para guardar botellas de vino. En gran parte, esto se debe al potencial del metal de hacer resaltar el producto y volverlo seductor en el aparador, además de ser un material vistoso, durable y reciclable. 

Algunos ejemplos de éxito son: Nestlé, Bubbaloo, Raffaello y M&M’s al utilizar botes y cajas de metal para presentar sus chocolates y golosinas; Heineken, Johnnie Walker, Buchanan’s y Sauza, al colocar sus botellas en elegantes latas; Café Maragó de Prusia, productos Santa Clara y Nutrisa, que implementaron empaques metálicos en distintos productos. Por su parte, Perfumes Fraiche adoptó cajas metálicas de ventana para sus fragancias, mientras Pepsi y Bacardi utilizan charolas promocionales.  

La impresión sobre latas de refrescos, botes de aerosol, o cubiletes y vasos de plástico, se realiza generalmente con el sistema offset o en offset seco.

La Impresión en Offset Seco, es un proceso de impresión offset que combina las características de letterpress y de offset. Una plancha especial imprime directamente sobre la mantilla de una prensa offset, y la mantilla seguidamente transfiere la imagen al metal. El proceso es llamado offset seco, porque la plancha no se humedece como ocurre en el proceso de litografía offset.

También se le llama algunas veces húmedo sobre húmedo, porque el procedimiento con offset seco imprime todas las separaciones sobre una mantilla de caucho, antes de la transferencia al metal. Las tintas sólo se dejan secar después de esta transferencia. 

PLANCHAS PARA IMPRESIÓN DE LATAS

Con un CDI (Cyrel Digital Imagers-unidades de garbación de placas), se pueden exponer planchas de flexografía y camisas, para virtualmente cualquier tipo de aplicación. Con la amplia selección de tamaños, se pueden elegir entre la más amplia variedad de tamaños de plancha. Cualquier tipo y marca de plancha digital para flexografía o letterpress, o película de ablación, se puede utilizar en un CDI.

PREIMPRESIÓN PARA IMPRESIÓN DE LATAS

El offset seco incluye sus propios retos de preimpresión. Las tintas que se usan son muy opacas, y no se pueden mezclar. Esto significa que la imagen se debe volver a separar completamente: se usarán tintas directas y las tintas no se pueden sobreimprimir.

La impresión de gráficos en latas de aluminio es un proceso desafiante. Implica aplicar individualmente hasta cinco colores con rodillos separados, hornear los colores con calor y luego aplicar una capa de barniz para evitar que los colores se borre. 

Alternativamente, el proceso de impresión puede utilizar productos químicos especiales y un proceso de fraguado UV. La complejidad de estos métodos puede ser una sorpresa para algunos debido a la sorprendente abundancia de latas de aluminio en casi todos los estantes de las tiendas en todo el mundo.

Entonces, ¿cómo lidian todas estas empresas con el desafiante proceso de impresión en latas de aluminio?

El aluminio es una superficie lisa y no absorbente que requiere un poco de magia química para retener los pigmentos. Por esta razón, los pequeños fabricantes renuncian a estos desafíos de impresión y, en su lugar, optan por fundas de plástico envueltas en plástico en sus latas.

Los mismos desafíos, y más, se aplican a la impresión de códigos especiales en esas latas envueltas en plástico retráctil. Dado que el reconocimiento de la marca no depende del número de lote, puede parecer que hay menos incentivos para utilizar un proceso debidamente investigado para imprimir estos códigos. Sin embargo, cumplir con la normativa y mantener la calidad depende de estos códigos, por lo que se debe encontrar una solución eficaz. Echemos un vistazo más profundo a cómo imprimir en latas de aluminio y analicemos algunas de las mejores soluciones para este desafío.

LOS DESAFÍOS DE LA IMPRESIÓN EN LATAS DE ALUMINIO

La mayor parte de la impresión y el barnizado de las latas de aluminio tiene lugar cuando las latas se fabrican por primera vez a partir de piezas en bruto de aluminio. El fabricante de bebidas o alimentos pide las latas a granel a una empresa que se especializa en fabricar, imprimir y distribuir latas de aluminio vacías en una variedad de tamaños estandarizados por la industria. La impresión y acabado de la lata se realiza en un ambiente de fabricación en seco en un área cuidadosamente controlada para asegurar el fraguado óptimo de la impresión. Sin embargo, no ocurre lo mismo con los códigos impresos en las latas de aluminio más adelante en el proceso de producción.

Los códigos impresos en las latas de aluminio suelen ser un número de lote y una fecha. El número de lote es para fines de control de calidad. Por ejemplo, si se descubre que el lote difiere en sabor o tiene algún problema de seguridad, el fabricante puede rastrear los artículos de ese lote y destruirlos. Si la contaminación de productos ocurre entre el fabricante y el consumidor, estos números de lote pueden proporcionar una base para que el fabricante rastree su fuente. Si solo una parte de un lote está contaminada, es probable que haya ocurrido fuera de las instalaciones del fabricante.

Alternativamente, si se comprometieron lotes completos o lotes múltiples, el fabricante deberá investigar a sus proveedores de ingredientes. La codificación de la fecha puede tener propósitos similares o servir para que el consumidor sepa que un producto aún es seguro para consumir. 

En cualquier caso, la codificación deberá imprimirse en las latas de aluminio después de llenarlas. Y esta impresión tendrá lugar en el entorno considerablemente más difícil de una planta de procesamiento de alimentos o bebidas. Ultimamente están siendo utilizadas tecnologías láser para el grabado de estos productos y ha resultado una solución rápida y eficaz.

Por otro lado los desafíos de imprimir en latas pueden incluir:

Calor: el enlatado de muchos alimentos y bebidas implica llevar el producto y la lata a temperaturas superiores al punto de ebullición mientras se somete a presión para esterilizarlo. El calor residual puede persistir y puede afectar la forma en que la tinta se adhiere a la lata.

Frío ocasionado por el producto: Es posible que los productos ácidos como la cerveza, el vino o los jugos no necesiten esterilización por calor para matar microbios, ya que la acidez del producto impide su crecimiento. Estos productos pueden envasarse en frío para conservar o dar carácter a su sabor. El frío también puede afectar las propiedades del metal y la forma cómo se unirá la tinta.

Humedad: La humedad es un elemento común en muchas operaciones de enlatado. El lavado con vapor es una forma común de limpiar las latas antes de llenarlas. Los cambios de temperatura, como el enfriamiento rápido, pueden causar condensación en la superficie de una lata. Esto puede ocasionar que la tinta nunca toque la superficie de la lata hechando a perder la imagen, también puede diluirla y causar manchas con lo que se provoca que los códigos sean ilegibles.

Derrames: los desbordamientos de productos y las salpicaduras o gotas perdidas son relativamente comunes en el procesamiento de enlatado de alimentos. Estos pueden contaminar la superficie de una lata e interferir con la capacidad de la impresora para imprimir de manera legible.

¿QUÉ SUCEDE CON LAS LATAS DE ALUMINIO?

La impresión de códigos legibles en latas de aluminio requiere innovaciones tanto en química como en aplicaciones mecánicas. Las diferentes formulaciones de tinta pueden adherirse al aluminio y secarse increíblemente rápido a pesar de las variaciones (a veces extremas) de calor y frío. Tratar con la humedad u otras interferencias en la superficie es parte del proceso de aplicación. Una ráfaga de aire rápida pero contundente puede expulsar la humedad y otros fluidos y secar lo que queda para permitir que la tinta entre en contacto con la lata y obtener un código impreso limpio y claro.

Las impresoras de tinta contínua (CIJ Continuous Ink Jet ) se desarrollaron para proporcionar una forma de imprimir de manera eficiente y clara en latas de aluminio. Brindan la mejor solución para codificar latas de aluminio porque proporcionan códigos de alta calidad de una variedad de tipos de tinta ideales para adaptarse a las distintas condiciones de producción.

¿CÓMO FUNCIONAN LAS IMPRESORAS CIJ?

Estos equipos funcionan mediante un chorro de tinta continuo en gotas dentro de la cámara que usa un pulso de un cristal piezoeléctrico. Cada segundo se expulsan hasta 120 mil de estas diminutas gotitas, cada una de la mitad del diámetro de un cabello humano.

Las gotas que se requieren para la impresión se cargan con un electrodo a medida que se desprenden del chorro de tinta y, para evitar el desperdicio, la impresora recircula las gotas de tinta no utilizadas.

Las gotas, ahora cargadas, pasan a través de un campo electrostático entre placas deflectoras, una combinación de velocidad y carga determina la posición correcta de la gota en el sustrato. Todo esto se hace sin contacto con el material que se está imprimiendo.

Las impresoras CIJ pueden codificar en la mayoría de los materiales, independientemente de la porosidad, el tamaño, la forma y la textura. Se utilizan principalmente para imprimir información variable sobre productos individuales, como fechas, horas, texto específico, códigos de lote, fechas de caducidad, nombres de productos y logotipos.