Deletreando con luz, letras de canal

2650

Si quiere atraer las miradas al logotipo de su empresa, las letras de canal iluminadas le ofrecerán brillantes resultados para lograr que su compañía destelle.

En la rotulación exterior, el formato de “channel letters” o letras de canal es uno de los más utilizados. Consiste en un sistema de letras, cada una formada con un contorno de aluminio, una cara frontal de acrílico y una espalda de algún compuesto rígido de aluminio, además de un sistema de iluminación interior, de neón o de leds.
El proceso para la elaboración de este tipo de rótulos ha evolucionado: con el tiempo han ido cambiando las tendencias en cuanto a las características de los materiales y los sistemas de iluminación, así como a las herramientas utilizadas en el proceso.
Aunque algunas de las fases de la producción ya incorporan ciertas tecnologías, como un software especializado para indicar los dobleces, hay otras fases que siguen haciéndose de forma manual.

Existe un software auxiliar en la colocación
de marcas de doblez que utiliza
el mismo archivo del router para
el corte de la letra, y genera una
tira adhesiva con las instrucciones
de doblez impresas.

La materia prima
Para elaborar las letras de canal se utilizan láminas de aluminio con anchos específicos: 8, 13 y 21 centímetros. Esta última medida, aunque aún puede encontrarse en el mercado, poco a poco está desapareciendo, dejando lugar a las dos medidas más angostas. Los fabricantes de anuncios están optando por letreros más pegados a las fachadas, sobre todo por el desarrollo de la tecnología de led, que les permite trabajar en espacios más pequeños que antes, con el uso del neón.
Los diferentes anchos disponibles pueden servir para lograr efectos de contraste en los letreros, por ejemplo cuando se elabora el logotipo en un aluminio de 13 cm y las letras se fabrican en material de 8 cm. El material se comercializa en rollo.
El aluminio se “anodiza”, es decir se le aplica un proceso de electrólisis para darle un acabado cromado o brillante. Otra opción es pintarlo con un proceso especial, en el que después de aplicar la pintura, debe hornearse antes de volverse a enrollar.

Particularidades del aluminio
Las tiras de aluminio para letras de canal tienen algunos elementos particulares: un doblez sencillo en el borde posterior, y uno doble al frente; una tira de acrílico que va pegada a lo largo del metal, y que sirve de punto de unión entre la cara de acrílico y el metal; y en la parte posterior, una tira de espuma que ayuda a que no se escape luz por detrás y no entre el polvo a la pieza, una vez terminada.

El proceso de fabricación
Para empezar, se necesita de un nivelador: es una máquina que aplana la lámina de aluminio para eliminar la memoria de curva que conserva, por haber estado enrollada. El nivelador logra que la lámina vuelva a quedar totalmente plana para trabajar con ella.
Enseguida, en un router o de forma manual, se corta la letra en una hoja de acrílico o de algún otro sustrato policarbonado. Si es acrílico, puede ser de color, o blanco recubierto con vinil translúcido de color; con esta segunda opción se respeta mejor la tonalidad deseada. También pueden hacerse recortes en el vinil que recubre el acrílico, para formar detalles en los logotipos.
Posteriormente se utiliza una cinta plástica transparente (llamada layout tape), del mismo grosor del aluminio, y en ella se hacen las marcas de la posición de los dobleces y los cortes. Esta información se transfiere al metal. Luego, la cinta transparente puede limpiarse con alcohol y utilizarse en otra pieza.
Una vez que la lámina está marcada, se emplea el doblador neumático: una herramienta que cierra una pieza angular que hace el doblez en el metal. Manualmente se le da el ángulo necesario. Luego, con un sistema de rodillos se hacen las curvas de manera manual.
Al lograr los dobleces en la tira de metal, se forma la letra y se fija en la mesa de trabajo, que consiste en dos hojas paralelas de material perforado, con algunos centímetros de separación, y en ellas se insertan troqueles o taquetes en posición vertical, para mantener la lámina con la forma de la pieza.

Con cuñas y espaciadores de madera se comprime el metal en torno al acrílico, y después se aplica el adhesivo para lograr la fijación.
Mientras seca el material, se puede trabajar en el corte de las espaldas de las letras. La espalda puede hacerse de materiales compuestos de aluminio (aquellos que contienen dos hojas de aluminio con un corrugado de plástico intermedio) como alucobond o alumalite. Si el material está laminado le dará la reflectividad de luz necesaria. Sobre esta pieza se monta el sistema de iluminación.

Software: modernización del proceso
Existe un software llamado Let-R-Pattern, auxiliar en la colocación de marcas de doblez. Este programa utiliza el mismo archivo que se carga en el router para el corte de la letra, y genera una tira adhesiva con las instrucciones de doblez impresas. Esta tira se coloca sobre la lámina de aluminio, tal como si se tratara del layout tape.
El sistema ayuda a eliminar desperdicios de material y a tener un poco más de precisión en la fabricación, pues suplimos la marcación manual de los dobleces por un proceso automático, usado el archivo de corte ya existente.

Leds o neón
El sistema de letras de canal se ideó originalmente con neón, y actualmente sigue siendo una opción utilizada. El neón otorga 360° de luz, por lo que al interior de la pieza se logra un rebote de iluminación que alumbra la caja por completo. El led tiene una iluminación unidireccional, por lo que sólo irradia hacia el frente y el efecto es distinto.
Cuando surgió el led, la luz que emitía era muy intensa, así que había que buscar la colocación específica para que no se mostrara una mancha de luz tan intensa al usar un material de 13 cm o menos. Con el perfeccionamiento de la tecnología de led, y con la aparición del mini led, hoy en día se trabaja muy bien en materiales de 13 y 8 cm usando este tipo de iluminación. El mini led ofrece un ángulo de luz más amplio y logra difuminarse más, aun teniendo la pantalla a corta distancia. Los leds tienen la ventaja del importante ahorro de energía.

Montaje en exteriores
Con un par de tornillos por pieza es suficiente para fijar cada letra en su sitio. Para dar mantenimiento, basta con retirar los tornillos y quitar la pieza.
El metal tiene certificación para su uso exterior: la pintura tiene una garantía de cinco años. Además, tanto los leds como el neón pueden soportar condiciones exteriores, por lo que las letras de canal son ideales para aplicaciones externas.
Jorge Villaseñor, de la empresa Channelume/Let-R-Edge, afirma que la resistencia de este tipo de letreros quedó demostrada durante el huracán Katrina, donde según los reportes de sus clientes, sólo se perdieron dos letras durante el siniestro.

Agradecemos la colaboración de Channelume/Let-R-Edge en la elaboración de este artículo.