Preparación para rotular un vehiculo

Escrito por el junio 20, 2011 en Rotulacion - Comentarios desactivados

La tecnología On demand (POD) cuenta con sistemas de desempeño digitales, calibración automática y diagnósticos inteligentes que aumentan la producción de tiradas cortas y la flexibilidad del mercado especializado.

La forma de promover una marca es diversa, desde un sencillo cartel hasta un espectacular, anuncio luminoso o publicidad móvil. Ésta última ha llegado a posicionarse como uno de los soportes publicitarios más recurridos debido a sus resultados de gran impacto, permitiendo llegar a un público numeroso, atraer más clientes y aumentar las ventas de cualquier negocio.
Para poder realizar un buen rótulo en el automóvil, debemos tomar en cuenta diversos factores en la fase de pre-producción, que darán como resultado un anuncio eficaz y sumamente atractivo.

Líneas generales del auto
El primer paso para un anuncio exitoso es la creación de las líneas generales del vehículo. Para ello es importante tomar en cuenta la marca, el modelo y el año del automóvil a rotular, con la finalidad de realizar un diseño a escala lo más fielmente posible del carro original. No olvidemos consultar estos datos con el cliente.

Trazado
Los programas más recurridos y accesibles para diseñar la rotulación de vehículos son Photoshop, Corel e Illustrator; sin embargo, existen programas e inclusive páginas de Internet que proporcionan los vectores correctos para cada automóvil.
Particularmente, la versión de CorelDRAW Graphics Suite X5 ofrece gran versatilidad de soluciones para el diseño gráfico como son la ilustración vectorial o la vectorización integral para rotulación vehicular. Cuenta además con gran compatibilidad con los formatos principales del mercado como son PDF, JPEG, PNG, EPS, AI, TIFF, PSD y DOCX, lo que facilita la adaptación del programa con las máquinas de corte.
En caso de que no se encuentre la plantilla requerida, hay que crear nosotros mismos el contorno a escala. Es importante recalcar que la escala establece las dimensiones y calcula la superficie representada o el tamaño exacto del objeto, por lo que es de suma importancia, más que reducir o aumentar sus dimensiones, lograr la proporción indicada.
Para lograrlo, básicamente se debe tener un buen equipo fotográfico que permita capturar los diferentes perfiles del vehículo y copiarlas en Photoshop.
Hecho lo anterior, hay que proceder al trazado, para lo cual se debe medir la distancia de cualquier parte que se pueda utilizar como punto de referencia, como las ruedas, la ventana, la manija de la puerta, etc. Dichas medidas deben precisarse en la imagen ayudándose de la regla, ubicada en el menú de herramientas.
Establecidas las medidas en pulgadas a una décima escala del auto real, hay que convertir el archivo al dpi recomendado que permitirá obtener los resultados deseados en cuanto a la resolución general de la imagen.
Como guía, se pueden trazar rectángulos sobre el boceto que sugieran las áreas de impresión del vehículo, lo cual facilitará su manejo. En este sentido, se tienen que visualizar las seis partes del auto: el parabrisas, la parte frontal, la parte trasera, los dos laterales y la parte superior.
La panelización de la imagen ayudará a tener mayor control sobre dónde va a caer exactamente el diseño, las uniones del material, o bien, el ancho que debe tener el vinil para realizar la impresión.

Creación del diseño
Antes de entrar de lleno en el programa, es recomendable realizar bocetos con algunas ideas. Debido a que ésta es la etapa creativa del proceso, es válido dejar volar nuestra imaginación teniendo en cuenta que la finalidad de la publicidad móvil es enganchar la atención del público a primera vista.
Para el diseño se recomienda que contenga visible y a buen tamaño la información de la empresa: nombre, logotipo, teléfono y página web. El espacio entre los elementos del diseño debe ser legible, armonioso y bien estructurado con el fin de crear una buena impresión en el espectador.
Es importante tomar en cuenta que el diseño final será la tarjeta de presentación frente a los clientes potenciales, por lo que se debe ser muy cuidadoso en que la imagen que se desea proyectar vaya acorde con los colores, el tipo de letra, el tamaño, el espaciado y el contenido del anuncio.

Elección del sustrato
La etapa de pre-producción también involucra la selección del vinil. Es necesario que antes de imprimir se tenga una noción previa sobre el tipo de vinil seleccionado. Generalmente para rotulación de vehículos se utiliza vinil autoadhesivo, un material que resiste perfectamente a las diferentes temperaturas.
En función de las necesidades de cada negocio se puede escoger entre distintos tipos de vinil. Aquí mencionamos dos de los más recomendables para la rotulación vehicular:
-Vinil de fundición, que soporta variaciones de temperatura y humedad, es particularmente útil para superficies curvas e irregulares por su gran flexibilidad. Para la mayoría de los trabajos, el vinil de 2 milipulgadas es la mejor opción, ya que tiene una mejor adherencia, la cual dura mucho más tiempo.
-Vinil microperforado, que se recomienda para recubrir los cristales. Permite gozar de un 90% de visibilidad en el interior del auto, mientras que desde el exterior da la impresión de ser un gráfico completo.

Limpieza del vehículo
Antes de proceder a la aplicación del gráfico, es importante solicitarle al cliente que lave un día antes el vehículo para asegurar que esté libre de polvo. También es importante verificar que esté completamente seco y que no tenga agua en las gomas ni en las hendiduras.
En caso de que el carro haya sido repintado o lacado con base acuosa, debe asegurarse de que la pintura ha curado correctamente.
Siguiendo estas recomendaciones, podremos entregar un trabajo satisfactorio a nuestros clientes.

¿Te gustó? Compártelo:

Comments are closed.