Inicio Impresiones Serigrafía Plastisol, una tinta en evolución

Plastisol, una tinta en evolución

5250

La tinta plastisol ha superado la prueba del tiempo. Aunque es sumamente versátil y útil, hoy en día se está enfrentando a su prueba más grande: eliminar el PVC de su composición.

maxresdefaultLos plastisoles o tintas ahuladas surgieron en una época cuando el impresor se enfrentaba a grandes problemas con las tintas acuosas. Originalmente, fue diseñada con la misión de lograr estampados textiles sin que la tinta se secara por evaporación y tapara la malla.
Se trata de un insumo compuesto por finísimas partículas de resina de PVC (cloruro de polivinil), dispersas en un plastificante líquido. En su momento, se trató de un furor sin precedentes, puesto que los plastisoles ofrecen la sensación y el comportamiento de no “secarse” nunca.

Las diferentes etapas de impresión
En los procesos de impresión, las tintas plastisol atraviesan diversas etapas en el horno. En un inicio, se tratan con un procedimiento denominado “gelado” a 110°C. El proceso de pre-secado, el cual ocurre cuando se evaporan los solventes, sirve para colocar una tinta encima de otra. Cuando ya se imprimieron varios colores y no se realizará ninguna superposición adicional, se pasará a realizar el curado. El curado, a su vez, requiere de un calentamiento a 365°C. En esta última etapa se obtiene una polimerización total de la molécula plastisol, lo cual da como resultado una especie de película plástica.
Para Jorge Rivas, especialista en el ámbito de materiales y procesos para las artes gráficas, el plastisol es una verdadera maravilla. “Desde su aparición en las décadas de los 50s y 60s, hasta nuestros días, ha evolucionado de una forma bestial,” señala Rivas, “mientras que las tintas textiles convencionales base agua y para sublimación continúan igual que como eran cuando las inventaron. El plastisol es una tinta que está en evolución permanente”.

Luces, cámara, ¡plastisol!
Aunque los diferentes fabricantes de estos productos desarrollan y ponen a su disposición una gama de colores específicos, el plastisol, a lo largo de su historia, ha producido lo que podríamos denominar “efectos especiales”. Con esto nos referimos a su composición química, ya que cada efecto requiere modificaciones determinadas al polímero.
tabla

Enemigos internos
Como se mencionó anteriormente, los plastisoles se han empleado desde siempre para el estampado de textiles y prendas de vestir. Sin embargo, como le sucede a todo bien que se enfrenta a un proceso evolutivo, el plastisol tuvo que sobreponerse a diferentes obstáculos a través del tiempo.
La historia del plastisol ha estado intervenida por críticas a los químicos que componen esta tinta. En un principio, y debido a cuestiones ecológicas, algunos usuarios comenzaron a requerir que ya no contuvieran pigmentos formulados a base de metales pesados, tales como el cromo, el bromo y el plomo. Aunque este tipo de pigmentos son los que precisamente generan colores y le otorgan al PVC la capacidad de resistir la degradación propiciada por luz, calor y otros químicos, se trata de sustancias tóxicas. Por ende, los plastisoles libres de metales pesados hicieron su aparición triunfal.
Sin embargo, pronto surgió otra disconformidad, esta vez en la forma de unos componentes llamados “escalatos” o ftalatos. Se trata de una serie de sustancias empleadas como aditivos para añadirle flexibilidad a la tinta.
El plastisol, al ser un derivado del PVC (el cual es un plástico rígido), requiere de escalatos para volverse maleable. Lo curioso que ocurre es que, en términos químicos, los escalatos se encuentran presentes en la tinta, salvo que no reaccionan con el polímero. Simplemente se encuentran en suspensión. El comportamiento de estos aditivos en cualquier material plástico que los contenga eventualmente los lleva a abandonar el material, ya que salen a la superficie como si de transpiración se tratara.
Para ilustrar esto, pensemos en un vinil para rotulación o papel tapiz auto adherible. Al ser un plástico derivado del PVC, se trata de un sustrato sumamente flexible debido a la presencia de estos plastificantes. Si usted coloca un vinil en la pared y, dentro de un año decide quitarlo, encontrará que ha perdido toda su flexibilidad. En su lugar, estará lidiando con un sustrato quebradizo. Esto se debe a que los escalatos se “fugaron”.
Estudios científicos han encontrado que estos aditivos tienen un peso terrible sobre la salud de las personas, ya que pueden alterar los niveles hormonales, afectar el desarrollo reproductivo e, inclusive, se sospecha que algunos pueden llegar a ser cancerígenos. El diario electrónico “The Footprint Chronicles” dio a conocer que, aunque estos aditivos son incoloros, aquellas personas con piel sensible o alergia a ellos pueden desarrollar una urticaria en la zona que entró en contacto con el estampado.
Cuando la presencia de escalatos fue descubierta en los chupones para bebés, se comenzó a prohibir su presencia en cientos de productos, entre ellos las tintas.
Poco a poco, los fabricantes de las distintas ramas industriales comenzaron a prescindir de los escalatos. Sin embargo, aún es posible encontrar plastisoles en el mercado que los contienen. El impresor serigrafista tiene la opción de elegir entre una y otra, aunque, de acuerdo a Rivas, “en México casi siempre eligen la que sí contiene escalatos porque es más económica”.

El polietileno, dependiendo de cómo se procese
y manufacture, puede ser utilizado como sustituto
al PVC en tintas UV, látex y serigráficas.

¿Un mundo sin PVC?
Sin embargo, la historia va más allá. Hoy en día, las grandes empresas de talla internacional como Nike están exigiendo a sus maquiladores y a los grandes talleres de impresión que trabajen con una tinta que, independientemente de no contener plomo o escalatos, debe estar libre de PVC.
Esto ha representado un reto no sólo para los impresores debido a la limitada cantidad de productos en el mercado. Los fabricantes se han encontrado con una dificultad particular para cumplir con esta demanda, ya que los plastisoles que carecen de escalatos, metales pesados y, ahora, PVC, son el equivalente a una tinta base agua. Ante este panorama, retornamos a los problemas iniciales que tenían los impresores antes de contar con los plastisoles para realizar estampados en textil: mallas tapadas, emulsiones dañadas y cambios en los tonos durante el proceso de impresión.
Aunque el PVC parece estar en todos lados de nuestra vida cotidiana, ya sea en balones de futbol o cortinas de baño, representa varios problemas. Desde su fabricación, produce numerosos desechos tóxicos que pueden filtrarse y contaminar la atmósfera, los pozos subterráneos de agua y la tierra. Aunque la industria del PVC declara que sus productos son perfectamente seguros e, inclusive, la U.S. Food and Drug Administration no ha encontrado razones para pensar que el PVC es dañino para el ser humano, el mayor problema de este plástico surge al momento de disponer de él. El PVC no puede ser incinerado (o por lo menos, no debería). El arrojarlo a rellenos sanitarios sólo provocaría que, con el tiempo, el mercurio, plomo, color y escalatos que contiene terminen siendo absorbidos por el suelo. Inclusive, reciclarlo es sumamente complicado.
De acuerdo a un reporte de FLAAR, se ha estudiado el uso del polietileno (PE) como un sustituto para el PVC. El PE, dependiendo de cómo se procese y manufacture, puede ser utilizado en tintas UV, látex y serigráficas. El PE es más amigable con el ambiente, ya que se encuentra libre de cloro, puede ser reciclado y es más ligero que el PVC.

Opciones en el mercado
Ante este panorama, algunos fabricantes han realizado sinergias con proveedores internacionales para ofrecer insumos que cumplan con los estándares que los grandes clientes están solicitando. Graficolor actualmente se encuentra trabajando con una distribución de tintas canadienses de la marca Excalibur, la cual ha puesto en el mercado la serie llamada Evolution. EvolutionMx es una tinta textil que podríamos llamar un plastisol sin PVC, ya que está formulada a base de una resina acrílica. A su vez, Casa Díaz ofrece una línea de plastisoles de la marca Rutland con o sin ftalatos.

En el mercado internacional, usted puede encontrar la línea Texopaque Pioneer OK de Sericol UK y Liberty de Tintas Dubuit.

Agradecemos a Jorge Rivas de Graficolor (www.graficolor.com.mx) por la información proporcionada para la elaboración de este artículo.

  • Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe las noticias más importantes de publicidad del medio grafico en tu correo.

    Select list(s) to subscribe to


    By submitting this form, you are consenting to receive marketing emails from: Graphic Innovations, López Cotilla # 2282, Guadalajara, 44130, http://www.vision-digital.com.mx. You can revoke your consent to receive emails at any time by using the SafeUnsubscribe® link, found at the bottom of every email. Emails are serviced by Constant Contact
  • Para que puedas recibir nuestra revista es indispensable el registro

      ImpresaElectrónica

      Nombre del suscriptor

      Cargo

      Nombre de la Empresa

      Teléfono

      Email

      Calle

      Número

      Colonia

      Delegación o municipio

      Código postal

      País

      Giro de la empresa