Pantallas multitouch, se miran y también se tocan

1328

Su introducción al mercado es uno de los avances más novedosos que la industria gráfica ha visto en los últimos años: las pantallas multitouch tienen muchísimas aplicaciones y un futuro brillante, ya sea por la limpieza del espacio, por practicidad o diseño, cada vez las vemos integrarse más a nuestro entorno.

ledsEn la educación, en eventos, en salas de exhibición, en tiendas de retail, en los centros comerciales, en los aeropuertos… ¡Hasta en la banca y en los mismísimos cajeros automáticos! Algunos no nos damos cuenta, pero lo cierto es que las pantallas multitáctiles están por todas partes y son muchos los usos que se le puede dar.
Sus posibilidades van desde las pantallas interactivas, donde el usuario tiene acceso al mapa del lugar (en un aeropuerto, por ejemplo, o en un centro comercial), hasta los suelos lúdicos en las salas infantiles de los restaurantes de comida rápida, en los que los niños juegan un partido de fútbol virtual o saltan sobre las teclas de un piano gigante digital (literalmente). Incluso se está estudiando llevar esta tecnología a las mesas de los laboratorios, lo que permitiría estudiar las teorías físicas y químicas directamente sobre ellas. Se trata, ni más ni menos, que de la siguiente etapa al señalamiento digital tradicional: el señalamiento interactivo.
La gran ventaja de esta tecnología es que permite que la gente interactúe con la publicidad. No se trata solamente de ver un panel, un banner o un POP; lo que hace es invitar al consumidor a interactuar con el producto. Fiorella, de la compañía Infinity, pone un ejemplo de creatividad: “Tenemos la pantalla dividida en tres, video en cola, imágenes TIFF de los productos, y diez productos en general. ¿Qué pasa con esto? Que puedes interactuar con lo que ves. Dependiendo de la cantidad de las imágenes que vas a ir avanzando, la gente viene y trabaja con estas pantallas. Esto hace que la publicidad sea más directa”.

Hoy en día las pantallas multitouch
pueden encontrarse en una gran variedad
de sistemas, desde teléfonos celulares
hasta cajeros automáticos y todo tipo
de servicios, su popularidad se debe
a que agilizan el trabajo del usuario.

Las pantallas multitouch son superficies que reconocen una entrada táctil en vez de utilizar un mouse o un teclado. Su funcionamiento depende de varios tipos de tecnología: infrarroja, capacitiva, resistiva y acústica. Las infrarrojas funcionan por obstrucción del infrarrojo. Las capacitivas, como las pantallas de un iPod, funcionan a través de una carga electroestática que al contacto se traduce en un comando de mouse. La resistiva consiste en dos capas que al momento de hacer presión en un punto se crea el contacto. Las acústicas son, obviamente, por medio del sonido.
Esta tecnología puede reconocer desde uno hasta treinta y dos puntos de contacto (dedos), y llevan seis años utilizándose en el mercado. Su origen se debe a las necesidades y caprichos de la comunicación corporativa.
Existen pantallas multitouch de diferentes tamaños, y éste depende directamente de las marcas. Pueden ir desde las 7 pulgadas de los dispositivos móviles hasta las pantallas comerciales, que, a efectos de implementaciones multitouch, el tamaño recomendado asciende por encima de las 32 pulgadas. Algunas marcas llegan hasta las 103 e incluso hasta las 400 pulgadas.
Muchas veces las superficies grandes (las de más de 100 pulgadas) se resuelven con proyecciones. Gracias a la avanzada tecnología ultrarroja se puede transformar cualquier superficie en una pantalla multitouch. Así, allí donde se instale la tecnología (un overlay que incluye un vidrio) el lugar se convierte en un marco interactivo.
La idea creativa va tanto por parte del comprador como por parte de la empresa que ofrece el servicio pues no se trata solo de comprar el hardware tambien hay que pensar en el contenido.. Es el caso de Smart Touch: “El cliente tiene una idea y nosotros les ayudamos a construirla. Les asesoramos con mejores prácticas, qué es viable dentro de sus presupuestos, etc. Tenemos desde clientes que compran el hardware hasta aquellos a los que les damos toda la solución, inclusive contenidos”. Así aclara este punto Ariadana Santiago, directora comercial de la empresa.
Entre sus proyectos destaca la sala de presentaciones en vidrio que hicieron para Sagarpa en cuatro superficies multitouch de 103 pulgadas. “El resultado era un efecto similar al de la película Minority Report”.
En el mercado ya existen las pantallas con la tecnología touch instalada, aunque empresas como la anterior también instalan una especie de cubierta táctil que funciona con cualquier pantalla.
Anteriormente eran muy caras estas tecnologías, y los tiempos de entrega muy largos. Ahora, en cambio, se puede convertir en marco cualquier pantalla. En cuanto a las pantallas que ya son touch de origen, muchas de ellas siguen siendo LCD. La resolución de cualquiera de estos dos tipos depende directamente de la pantalla que se emplee. En cuanto a precios, convertir una pantalla de 42 pulgadas en touch puede costar $12,000. Una de 42 ronda los $32,000.
Entre todos los formatos de pantallas táctiles, los pisos interactivos son los más atractivos, pues permiten la interacción más lúdica de todas, aunque no son las más precisas: correr delante para que ocurra algún efecto, como que aparezca el logo de la marca, por ejemplo, Existen proyectos como la sala de presentaciones en vidrio de Sagarpa que llevó a cabo la empresa Smart Touch en cuatro superficies multitouch de 103 pulgadas. “El resultado era un efecto similar al de la película Minority Report”. es algo que se logra gracias a los sensores de este formato.
Otro tipo de pantalla son las membranas touch foil, una tecnología capacitiva de superficie (como la de los teléfonos). Ésta permite instalar pantallas en el exterior de la tienda, por ejemplo.
Una buena manera de transformar superficies es con el Kinect de Windows. Tampoco es la más precisa, pero resulta interesante porque se coloca delante de donde se quiere hacer la proyección y el artilugio construye una imagen en tres dimensiones. Puesto que el Kinect reconoce las profundidades, se reconoce la mano cerca de la pantalla.
Otra tecnología es una cajita con un sensor que se coloca enfrente de la pantalla, y al introducir en ella la mano, sin llegar a tocar la pantalla, se activa un lector. Esto permite la manipulación de objetos dentro de la misma pantalla.
Las pantallas pequeñas quedan reservadas para cajeros automáticos y paneles de autoayuda. Muchas son óptimas para puntos de venta, como en restaurantes donde levantan comandas. La tendencia ahora se dirige hacia productos más grandes, como hacia un kiosco donde pueden consultarse mapas interactivos y publicidad. Una idea más llamativa y no tan operativa.
Por último, están las mesas interactivas. En la exposición de Las Vegas de la DSE se presentaron mesas para restaurantes donde se hace el pedido directamente sobre la superficie acristalada. Otros ejemplos de este formato puede verse en las salas de exhibición donde se muestra la información de forma mucho más atractiva. Ejemplo de ello es el sector inmobiliario, donde ya se trabajan de esta forma los planos del desarrollo inmobiliario y sus planes de negocio. También en la venta de autos, donde el cliente puede configurar el auto con el tipo de color y complementos.
Una tecnología tan interesante que, como sentencia Ariadna, “prácticamente en todos los sectores hay alguna idea de implementación de ella muy real”.

Agradecemos a Ariadana Santiago, directora comercial de Smart Touch y a Fiorella de Fina de la empresa Infinity