Cómo estandarizar la serigrafía textil

473

En el negocio de las artes gráficas, y en especial en serigrafía resulta familiar y hasta cierto punto normal, que los precios de los insumos se incrementan de manera sorpresiva.

De repente nos llega un correo electrónico de nuestro proovedor de materiales bajo el título de: “nuevos precios”. Y es cuando nos enteramos que subieron las tintas, las telas, las emulsiones, etc. Pero, ¿cual es el motivo de esos incrementos en los precios?, muchas veces son productos importados y los insumos para su fabricación siempre van con tendencia a la alza. Pero lo absurdo es que los precios de los insumos se incrementan pero no así los precios a la hora de cobrar por el servicio de impresión.

En Economia existe algo que se llama  “Commodity”, y refiere a todos aquellos insumos que generalmente son materias primas, que al hacerse masivos no son muy diferenciables, como por ejemplo el petróleo, el trigo, el maíz, etc. y la única diferenciación real es el precio. Entonces, hay muchos servicios y productos que se han ido “comoditizando” porque hay demasiados ofertantes de ese servicio y todos para el cliente final son iguales. No hay diferenciables reales, entonces es verdad que tenemos un empate de capacidades tecnológicas e industriales, es decir, ya todos los proovedores de servicios de impresión tienen equipos con capacidad para imprimir hasta 1200 DPI´s, y ese empate es lo que provoca que para la venta se tenga que  bajar el precios para atraer y conseguir a más clientes.

Ahora, aquí lo ideal para no perder (y al contrario ganar) es mantener los precios pero  bajando los costos. Esto es la clave, pero ¿como se logra?.  Pongamos un ejemplo: las tiendas concesionadas. Éstas venden los mismos productos que en cualquier tienda, pero con la diferencia que tienen algo que se llama “plus” y “servicios extras”, es decir, en esas tiendas se pueden realizar pagos de luz, hacer recargas telefónicas, realizar depósitos bancarios, y el plus de que cuando uno entra en una tienda hay aire acondicionado, existen diferentes formas de pago, el trato es diferente… y es por eso que a veces la gente prefiere pagar productos con un costo más elevado, aunque sea el mismo producto. Es decir, lo que se está adquiriendo no es un producto sino una “experiencia de compra”, eso es lo que realmente están vendiendo.

Las tendencias de los productos y servicios han cambiado radicalmente, el consumidor está dispuesto a pagar más si el producto o el servicio es mejor, eso no se discute. Es obsoleto pensar que solamente vende el que tiene el precio más bajo. Hoy en día tenemos que centrarnos en esas diferencias que pueden resultar atractivas para el consumidor final: experiencias de compra, servicio, calidad, que es justo lo que hace falta en la industria gráfica, y en especial en la serigrafía.

¿Que estrategias de diferenciación podemos implementar?, existen muchas. Pero algo que hoy día se está vendiendo al máximo es que la empresa sea “socialmente responsable”, esto ya se está volviendo indispensable en los negocios. El tema del impacto ambiental es también un requisito de primera importancia, porque la gente lo está pidiendo. Las ventas multicanal, el “web to print” también es algo básico en esta industria, tenemos que estar en internet y crear una interface de fácil compra para el usuario.

En el tema de los servicios, obviamente es ofrecer el mejor servicio al cliente, el mejor trato post venta, obviamente la calidad tiene que ser impecable, y sobre todo la inmediatez,  el poder entregar rápidamente el producto que estamos
fabricando.

Necesitamos ser eficaces y eficientes, es decir, cumplir con el objetivo con los menores recursos posibles. Teniendo la suma de éstas dos premisas tendremos algo que se llama productividad.

Pero, ¿como llegamos a tan eficiencia? Y mejor aún, ¿a la productividad efectiva?. En este punto enumeraré una serie de conceptos que pueden ayudar a llegar a ese plus dentro del negocio de la serigrafía. Gastando menos y obteniendo más.

Vivimos hoy día en algo que se llama economía basada en el conocimiento, ¿que significa eso?, que el conocimiento se ha vuelto la parte fundamental de un negocio. Uno puede adquirir un plotter de sublimación con miles de posibilidades y bondades, pero si no se tiene el conocimiento de uso preciso simplemente ese plotter no servirá  de nada.

En el negocio de la serigrafía sucede igual. Hay empresas que adquieren pulpos automáticos de gran precisión que sólo se adquieren en Estados Unidos o Europa y que son además demasiado caros y sensibles al uso, pero si no se tiene a nadie capacitado para su uso simplemente ese pulpo se quedará varado y se seguirá imprimiendo a la manera tradicional, y ese gasto ya se convirtió en un gasto inútil.

Y al contrario, existen talleres que no cuentan con equipos de última generación, y siguen imprimiendo a la manera tradicional, casi manual, pero tienen algo que es vital: el conocimiento, y es por eso que realizan trabajos increíbles y de primera calidad. Muchas veces ese conocimiento viene de generaciones o de gente que ha tenido la experiencia del tiempo y saben exactamente el punto preciso de todo y el control de factores que pueden o no cumplir con un proyecto o fracasar por completo.

Hay otro factor de conocimiento que se llama “capacitación, y que es una cultura que desgraciadamente en México no está muy arraigada porque la capacitación requiere invertir tiempo y dinero, y mucha gente no lo ve como una inversión sino como un gasto extra a los ya generados en su empresa, y es un lujo que no se pueden dar.

Estamos en una época en que el conocimiento pasa de mano en mano y de manera inmediata. Me refiero a las nuevas tecnologías y al acceso del internet el cual muchas veces “puede” resolver cierta duda de manera inmediata. Existen revistas, foros, chats, tutoriales, espacios donde podemos resolver dudas pequeñas, pero, eso también puede ser un arma de doble filo, no se trata sólo de llevar a cabo al 100% todo lo que internet nos dice, se tiene que verificar que tan verdadera es esa información y que tan fiable será el resultado que tendremos.

Por ejemplo: alguien necesita saber como emulsionar un marco. Es común que acceda a youtube y seguramente encontrará miles de videos donde se dirá como hacerlo. Pero si uno ve dos o tres videos, cada uno le dirá procesos diferentes, y la pregunta es ¿cual es la manera correcta?, y la respuesta es: todas y ninguna. Todo es medible, todo es controlable pero depende de a que resultado se quiere llegar. Y eso es justo el problema de lo que encontramos en internet. Entonces es importante entender tres conceptos básicos para llegar a un buen resultado: información, conocimiento y entendimiento, y este último es justamente lo que hace falta en esta industria. En el ámbito de la sublimación, de la impresión digital, y sobre todo en la serigrafía: no hay capacitación formal. Y es por eso que no podemos enfrentar los problemas laborales del día a día. Teniendo conocimiento y entendimiento tenemos algo que se llama control, y teniendo control en la empresa o taller obtenemos eficiencia. Si no se tiene control por ende no habrá espacios para la mejora continua.

Hablaremos un poco de esos pasos que resultan ideales para llegar a un buen resultado óptimo dentro de la serigrafía textil. Se trata de conceptos que muchas veces conocemos pero olvidamos o no tomamos en cuenta, pero si se siguen al pie de la letra estoy seguro que la estandarización será posible en su negocio.

Separación de color: cuando se trabaja la separación de color, lo primero que se debe verificar es el monitor de nuestra computadora, obviamente cuando uno ve el gráfico a imprimir el monitor mostrará colores brillantes y fuertes, pero esos no son los colores reales, es por eso que se debe calibrar bien el monitor para que se pueda ver el color más real del estampado, y ver el número de Pantone para observar como se verá ese color en la realidad.

Mesa de revelado: siempre es recomendable tener una mesa profesional de revelado, ¿por qué?, porque entonces tendremos control en el proceso. Sabremos exactamente que potencia y que longitud de onda tenemos en nuestra mesa, algo que con una mesa casera no podemos saber porque muchas veces están armadas de manera rudimentaria y con focos de luz de neón, que no son los adecuados. Y es que las diferentes emulsiones que existen en el mercado no reaccionan con la misma potencia y longitudes de onda. Teniendo esto controlado evitarán estar revelando el mismo positivo varias veces.

Tiempos de exposición correctas: tenmos que encontrar la mejor forma de llegar al punto exacto de curado de la emulsión. Y eso sólo se logra con un tiempo exacto de exposición en el revelado. Existe algo que se llama “calculadoras de exposición” las cuales están compuestas por pequeños “films”, una de las cuales tiene diferente densidad de punto y el otro con filtros de paso de luz UV, y con eso podemos hacer pruebas para lograr el mejor punto de revelado.

Tensión: esto es básico para cualquier proyecto de serigrafía. Tener la tensión exacta de la malla se obtiene de preferencia bajo el control de un “tensiometro”. Y es que, hay muchos problemas que se pueden prevenir con una tensión exacta. Desde problemas de revelado, hasta fallas a la hora de imprimir. Tinta que no pasa por los poros o hasta tinta que pasa de más.

Humedad de la emulsión:  Esto también es importante porque se debe dar el tiempo exacto para que la emulsión seque en la malla antes de exponerlo a la luz,  pero ¿cuando es el punto adecuado para saber que la emulsión ya está seca?. La forma ideal es con un medidor de humedad, se coloca sobre la emulsión y te dice cuanto porcentaje de agua o de humedad tiene. Si ya está disponible o ya está en el punto correcto para ser revelado.

Espesor de la emulsión: En serigrafía existe algo que llamado: IOM, significa que cada malla según el calibre del hilo de la malla va a tener un porcentaje de emulsión que tiene que cubrirla correctamente, y eso se calcula. Y eso se mide con micrómetro.  Ese IOM sirve para: 1. Dar la resistencia correcta de la pantalla, 2. El paso de tinta correcto 3. La resolución en este caso la definición correcta de la pantalla

Por ese motivo es importante contar con un micrómetro, para no tener que estar calculando al azar el espesor de la emulsión. Cuando se hace de esa manera corremos el riesgo de gastar material innecesario en las pruebas hasta encontrar el punto exacto de espesor. Y de lo que se trata es de ahorrar recursos.

Films. El film se ha convertido en el estandar de todo taller, Por qué? porque los fotolitos, las placas filmadas, etc. son caros. Hoy día todos los talleres han estado migrando justo al film, a las películas de inyección a tinta. Y eso es atractivo porque podemos hacer del taller algo eficiente y lo mejor, económica, rápida y con buenos resultados. Pero esto también conlleva sus problemas porque todos piensan que es asi de “por la impresora pones el film, mando a imprimir y listo”. Y no, hay muchos problemas relacionados con el Film, los más comunes son la densidad del color negro que se imprime en el film el segundo es la ganancia de punto que tiene la impresora de inyección de tinta en el film, y eso se tiene que calibrar antes de empezar a trabajar, entonces ya tenemos un montón de ganancia de punto desde este momento de imprimir los films, ¿como corregimos eso?, con un “densitometro de transmisión”. Para que el resultado sea bueno y positivo, se tiene que medir y en su defecto ajustarlo. Se mide del film, se mide la densidad del color negro, que tanto está bloqueando la luz UV, y también vamos a medir la ganancia de punto, en sus diferentes densidades de punto del film.

Prensa. Hablando de la prensa directamente, ya en la máquina de impresión, obviamente necesitamos un ajuste y nivelación del pulpo, para esto obviamente necesitamos un nivelador para tener todas las paletas niveladas, los brazos, varios aspectos de la máquina, todo esto es importante.

Con estos simples y sencillos consejos bien se pueden lograr resultados de excelencia y por ende obtener demanda por lo bueno de nuestro trabajo. Sobre todo se llegará a un estado en que se ahorarrán recursos y se tendrá eficiencia en nuestro taller.

Como comentario final sólo puedo decir que la calidad y el servicio siempre van de la mano con la demanda. Si uno trabaja bien por consecuencia los clientes llegarán porque el cliente es lo que busca, calidad, rapidéz y servicio. Los tips que arriba enumeré pueden ser benéficos si se aplican y se ponen en practica con el fin de poner un orden dentro de nuestro taller. La estandarización no es más que ordenar y cumplir como proovedor con las premisas arriba descritas. Recuerden que los plus siempre ayudan en los negocios a darle ese toque único a nuestro servicio y es el que puede o no, hacer la diferencia con la competencia. La estandarización está aquí, ustedes dirán si la pone en practica.

*Agradecemos al Lic. Xikotenkatl Flores López – Director de Daytitex, por la colaboración en este artículo.