Inicio Aplicaciones Fotografía Retrata el tiempo, el modo bulb. ¿Qué es, cómo y cuándo se...

Retrata el tiempo, el modo bulb. ¿Qué es, cómo y cuándo se utiliza?

0
327

48FEn ediciones anteriores ya hemos experimentado con el tema de la velocidad de exposición de acuerdo con el efecto que queremos crear en nuestra fotografía, hemos visto las ventajas de trabajar con altas y bajas velocidades y en qué momentos es más adecuado utilizarlas. Pero en esta ocasión nos dedicaremos a trabajar más específicamente con el modo Bulb (bulbo).

El modo Bulb
¿Y eso qué es? En muchos casos, este modo permanece como un completo desconocido para el fotógrafo amateur, o como el rarito de la esquina que no habla con nadie. Pero resulta que cuando lo conoces no puedes dejar de verle cosas buenas.
El modo Bulb tiene que ver completamente con la velocidad de obturación. Sabemos que mientras más lenta sea la velocidad, el obturador permanecerá abierto por un periodo más largo, y por lo tanto, el sensor permanecerá en contacto con la luz por más tiempo.
Seguramente te has dado cuenta de que cuando utilizas tu cámara en modo manual y te mueves por los rangos de velocidades muy lentas (por lo general cuando llegas a los 30 segundos o más), en algún momento la cámara te muestra la letra ‘B’ o la palabra Bulb, y esto es como si te dijera “bueno, yo hasta aquí llego, y de aquí en adelante tú te encargas de controlar la velocidad”. Entonces, el modo Bulb es aquel que nos permite controlar a voluntad las velocidades lentas, porque te permite abrir y cerrar el obturador de forma manual, dejando entrar la luz durante el tiempo que tú desees.

Ya sea con control remoto (antes de comprarlo debes verificar que sea compatible con tu cámara) o directamente en la cámara, el modo Bulb puede funcionar de dos maneras de acuerdo con las especificaciones de cada equipo:

– Apretar el disparador una vez para que se abra el obturador y apretarlo nuevamente cuando deseas cerrarlo (finalizando de este modo la captura).

– Manteniendo el disparador apretado manualmente durante el tiempo de exposición (la toma finaliza al soltar el botón).

Antiguamente, el modo Bulb se efectuaba mediante una perilla (bulb) de aire, que mantenía levantada la ventanilla del obturador durante el tiempo necesario para la exposición, o a través de un chicote que se insertaba en un orificio del botón del disparador y que funcionaba como un botón ubicado en el extremo opuesto del cable.

Larga exposición de acuerdo con tu cámara
Entonces, trabajar con el modo Bulb significa hacer fotografía de larga exposición en su máxima expresión. Con él lograrás, por ejemplo, descubrir aquellas estrellas y lucecitas que tu ojo no distingue a simple vista, convertirás la noche en un día muy particular, podrás cazar rayos, dibujar con luz, descubrir la trayectoria de un objeto luminoso, la estela de un movimiento, e incluso podrás convertir el agua en una superficie tersa y sedosa.

En algunos modelos se encuentra entre los modos de disparo, junto al modo automático (A) o manual (M). En otros, se activa desde el modo manual al llevar la velocidad de obturación más allá de los 30 segundos.

También puede utilizarse desde el modo prioridad de obturación (Tv o S) y alcanzar el tiempo de exposición superior a los 30 segundos indicados. Y si de plano no lo encuentras, desempolva el manual de instrucciones de tu cámara, seguramente ahí obtendrás la respuesta más satisfactoria a tus inquietudes.

¿Qué necesitas para trabajar en modo Bulb?
Siempre que trabajes con exposiciones largas, principalmente con el modo Bulb, deberás tomar en cuenta los siguientes aspectos:

– Colocar tu cámara sobre un tripié o una superficie firme para reducir las posibilidade movimientos o trepidaciones que arruinen la imagen.

– Un elemento auxiliar para mantener en todo momento la cámara quieta y conseguir un poco más de estabilidad son los pesos o contrapesos que se colocan debajo de los tripiés, sobre todo cuando hay viento. Si tu tripié no dispone de gancho en el centro, también puedes usar una bolsa o saco para rellenar que se engancha a las tres patas.

– Los disparadores remoto son de gran ayuda, ya que evitas tocar la cámara durante el disparo, y por lo tanto reduces aún más las posibilidades de un pequeño movimiento que estropee la foto. Con ellos puedes bloquear el disparo y soltar cuando lo desees. Son accesorios muy cómodos para disparar en cualquier modo de la cámara, porque te permiten controlar mejor la escena.
– Busca escenarios en los que la luz sea escasa, ya que si hay demasiada luz tu fotografía saldrá sobreexpuesta.

– Si se da el caso de que la escena que deseas retratar con una larga exposición está demasiado iluminada y no puedes controlar las condiciones lumínicas, deberás utilizar filtros de densidad neutra (ND) para contrarrestar el exceso de luz. Estos filtros reducen la cantidad de luz que entra en el objetivo y permiten aumentar el tiempo de exposición alcanzar lapsos por encima de los 30 segundos. Así, podrás captar la luz ambiente y el movimiento.

– Lleva al menos dos baterías de repuesto, ya que la fotografía de larga exposición consume muchísima pila. Otra opción para obtener alimentación extra son los grips o empuñaduras.

– Siempre define y visualiza qué imagen quieres lograr antes de salir a tomar las fotografías.
– La apertura de diafragma más recomendable para utilizar suele estar entre f/4 y f/5.6, dependiendo de la distancia focal y el efecto que pretendas lograr.

– Elige la sensibilidad ISO más baja posible.

Destellos luminosos
A veces, más que una exposición larguísima, lo que requieres es que el obturador permanezca abierto durante un lapso preciso, por ejemplo, mientras estallan los fuegos artificiales o cuando un rayo aparece en el firmamento. En estas situaciones, el resultado de tus fotografías depende mucho de tu tripié, tu paciencia y tu precisión para apretar el disparador para abrir y cerrar el obturador en los momentos indicados.
En estas situaciones también entra en juego de manera importante tu intuición, el tiempo que le asignes a la apertura del obturador y la aleatoriedad de los relámpagos o los fuegos artificiales.

Otras aplicaciones
Una buena opción para practicar con el modo Bulb es la fotografía de paisajes y escenas naturales, como el agua, las nubes, las estrellas, o cualquier motivo movido por el viento, el curso de un río o las olas del mar.
También suele utilizarse para registrar la trayectoria del movimiento en la danza, o en fotografía urbana.

Mucha práctica y observación
En general, el modo Bulb requiere de muchísima práctica y observación, por lo que la mejor recomendación es que vayas probando con distintos elementos para cambiar lo que no te agrade y repetir tus tomas cuantas veces sea necesario para alcanzar el resultado que estabas esperando. Explora todas las posibilidades que te de el modo de disparo, inspírate con el trabajo de otros fotógrafos más experimentados y trata de imitar sus resultados hasta que domines la técnica e imprimas tu propia personalidad en cada una de tus tomas. Pero, sobre todo, ¡no te rindas!

COMPARTIR
AnteriorWrapping al detalle
SiguienteAbril – 2017
  • Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe las noticias más importantes de publicidad del medio grafico en tu correo.


    By submitting this form, you are granting: graphic innovations, López Cotilla # 2282, Guadalajara, 44130, permission to email you. You may unsubscribe via the link found at the bottom of every email. (See our Email Privacy Policy (http://constantcontact.com/legal/privacy-statement) for details.) Emails are serviced by Constant Contact.
  • Regístrate a nuestro newsletter en la siguiente forma y recibe las noticias más importantes de publicidad del medio grafico en tu correo.


    By submitting this form, you are granting: graphic innovations, López Cotilla # 2282, Guadalajara, 44130, permission to email you. You may unsubscribe via the link found at the bottom of every email. (See our Email Privacy Policy (http://constantcontact.com/legal/privacy-statement) for details.) Emails are serviced by Constant Contact.